Cuando maté a mi primogénito, pensé que habí­a sido el primero y el último... Pero de repente extrañé ésto de tener un espacio en donde escribir libremente. Pensé en resucitar al difunto, pero no... Año nuevo, blog nuevo. Así­ que acá estamos, empezando de cero.

Posted by The Girl In The Dirty Shirt 7:16 a. m.  

0 Comments:

Post a Comment